El poder de Vegeta es casi tan grande como su orgullo. Es un personaje vital de la serie.
Vegeta comienza siendo uno de los enemigos de Goku. Pero poco a poco se irá incorporando con mayor protagonismo a la serie. Siendo una especie de anit-héroe. Él es uno de los personajes favoritos, si no el favorito, de los fanáticos de Dragon Ball Z. Gracias al desarrollo de su personalidad y su carácter.

Vegeta. El príncipe de los guerreros

VegetaMientras que Goku es afable y noble, Vegeta es todo lo contrario. Es arrogante, grosero y ambicioso. Tiene un hambre de poder que nunca es saciado. Tiene su propio código de honor: la voluntad fuerte siempre sobrevivirá y será quine conquistará.
Su inicio en la serie era para destruir la Tierra, Vegeta termina convirtiéndose en un aliado poderoso para los combatientes Z, y eventualmente pelea por el planeta que una vez buscó conquistar. Al igual que Piccolo,  se convierte en un amigo y compañero de de Goku, manteniendo algunos de sus atributos más gruñones a lo largo del camino. De hecho, llegan a fusionarse, creando el super guerrero Gogeta.
A pesar de esto, no cesa en sus entrenamientos y en su afán de demostrar que si él es el príncipe de los super guerreros es por algo. Quiere ser el más fuerte de todos. El único.
Vegeta vive consumido por el deseo de ser superior a Goku por cualquier medio necesario. A pesar de que pasa horas, días y años entrenando, Vegeta nunca alcanza el nivel de Goku.
Esto no significa que Vegeta no tenga sentimientos. Es capaz de crear una familia junto a Bulma de cuya relación nacería su hijo Trunks.
Vegeta nunca admite realmente el amor que tiene por su esposa y su hijo hasta los momentos finales de Dragon Ball Z correr. En un último esfuerzo para salvar todo lo que le importa, Vegeta se sacrifica autodestruyendo para intentar matar al villano Súper Boo. Es un momento conmovedor de la serie.